Cómo recuperar fácilmente información no estructurada

Este post choca ya desde un principio con la base de lo que sería un documentalista, un archivero, un profesional de la información en definitiva, porque siempre intentamos precisamente estructurar la información para facilitar una recuperación rápida y eficaz. De hecho, choca directamente con el título mismo de este blog, “info en orden”. Pero a veces, hay que olvidarse de los principios y ser muy práctico. Y en eso no me gana nadie. 🙂

El otro día un investigador del archivo en el que trabajo me preguntaba una manera para guardar cierto tipo de información, muy diversa, recuperada en conversaciones, bibliotecas, en el sofá de casa, mirando las revistas en el dentista, etc.; no para publicarla en sí directamente sino para poder tomar notas de forma rápida y luego estructurarla en casa.

El investigador en cuestión usaba (horror) las notas del móvil (en local, no en la nube) pero luego tenía que volver a redactar en el ordenador todo lo que había almacenado en el móvil. Buf, qué palizón. Una muy buena opción (y así se lo comenté) sería usar Evernote, que abre el abanico de posibilidades de manera fantástica, permitiendo adjuntar fotos y, sobre todo, teniendo en cuenta que tiene una versión de escritorio que permite sincronizar los datos de diversos dispositivos, es decir, ver en el ordenador lo que hemos almacenado inicialmente en el móvil.

Pero el investigador necesitaba una respuesta sencilla y práctica y sobre todo había que primar la facilidad de recuperación. Y mi respuesta fue casi inmediata, pensar en Google. Una de las cosas que más engorro me supone en el trabajo es tener que usar el Outlook (lo siento por el sr. Microsoft) porque la manera para recuperar la información, tanto los contactos en sí como del cuerpo del correo me resulta una misión imposible muchas veces. No hay manera! En cambio, en Gmail, con la tecnología de recuperación de san Google, siempre encuentro tanto contactos como cualquier información de una conversación de forma rápida y eficaz, de hace 5 días o 5 años. Que es en el fondo lo que todos queremos.

Porque el problema era, por ejemplo, eso que leí hace dos meses sobre, me invento, la música en las películas de Woody Allen, dónde lo leí y qué decía exactamente? Pues mi recomendación fue crear un correo de Gmail paralelo como por ejemplo vidaymilagros@gmail.com y usar este correo para enviarnos, a nuestro correo principal, estos mensajes con texto, a veces alguna foto, sobre tal o cual tema, con referencias bibliográficas, etc. Y luego, crear un filtro para que a los mensajes que vengan de vidaymilagros@gmail.com se etiqueten como “pendiente de archivar”, por ejemplo, y se autoarchiven directamente, ya no aparezcan en la bandeja de entrada (todo esto está explicado en el post sobre cómo crear filtros y también en el de las etiquetas, keep calm). Cuando queramos volcar toda esta información en el ordenador para trabajarla, no tendremos más que ir a nuestro correo a la etiqueta correspondiente y buscar y copiar. Porque esto sí, hay que tener en cuenta que tarde o temprano, si queremos utilizar la información, nos será más útil estructurarla en cierta manera. Aunque también podéis profundizar en las posibilidades de Gmail, e invertir lo que os he explicado al principio, y enviar los mensajes desde nuestro correo principal a este de vidaymilagros@gmail.com, y allí ir estructurándola con ayuda de las etiquetas, clasificándola con etiquetas y subestiquetas por las materias y las temáticas o formatos que nos interesen. Aunque aquí sí que incluso Gmail se nos queda pequeño en comparación con las posiblidades que ofrece una buena base de datos.

Termino diciendo que no hay que descartar completamente la aplicación de Evernote. Cada persona es un mundo, y hay gente que no podría ni trabajar ni vivir sin ella. Yo la uso, pero no en profundidad, en principio porque sinceramente creo que no necesito ir mucho más allá de tomar cuatro notas básicas. Pero lo que no me atrae mucho es la manera de presentarte todas las notas una detrás de otra. A mi me gustaría tener, como si dijéramos, una bandeja de entrada con las notas que más uso, como las de la lista de la compra y tareas por hacer. Y poder archivar las antiguas, las que no uso frecuentemente sino que solo necesito tener ahí guardadas para poderlas ver una o dos veces al año. ¿No sería fantástico? Bueno, creo que le estoy pidiendo googles al olmo. 😛

Anuncios

Cómo mantener el orden: eliminando, eliminando, eliminando

El post de hoy es tan simple que no parece que merezca más de dos líneas pero voy a intentar argumentar un poco mi recomendación.

Es verdad que en principio hoy en día quien más y quien menos no tiene problemas de espacio en el ordenador, móviles o en la nube, pero esto no es motivo para acumular gigas y teras de información. ¿No os ha pasado nunca hacer limpieza en un armario y encontrar cosas que no sabías que guardabas? Quizás en otro momento incluso te hicieron falta y compraste otras iguales! Pues con la información digital pasa lo mismo. El saber no ocupa lugar, pero la información, al igual que los calcetines desparejados sí. 🙂 Así que, muy importante:

  1. Para no tener que dedicar tiempo después a eliminar, lo principal es guardar lo mínimo o no guardar. Ojo, esto lo dice una archivera! 😉 Con esto no me refiero a no guardar nada, sino a ser conscientes de qué guardamos y para qué. Y de si luego lo usaremos o se quedará olvidado en un rincón (del ordenador).
  2. Cada cierto tiempo, pongamos una vez al año, hacer un poco de limpieza. Por ejemplo, en el correo electrónico, no hay que dejar que llegue al máximo de su capacidad para eliminar mensajes. Google por ejemplo nos ofrece 15 GB en la nube para todas sus herramientas: Gmail, Drive, etc. Quince gigas parece mucha cantidad pero si acumulamos sin ton ni son pronto estará lleno. Y entonces la opción que se nos plantea es comprar más memoria. Aunque esto simplemente nos permitirá acumular más “basura digital”! Para mí la mejor solución es deshacernos de los que realmente no necesitamos. Para Gmail por ejemplo, ya os recomendé la herramienta FindBigMail. En ese sentido os digo que lo importante de las carpetas que crea esta herramienta no es solo ocupar tres filas más en las etiquetas sino realmente ser útiles para detectar correo que pesa mucho e ir eliminando correos antiguos que no tienen ya razón de ser. No os preocupéis, como no sabíais que lo teníais allí, realmente nunca lo vais a echar en falta. 🙂 Yo intento no rebasar la mitad de la capacidad de Google. En el correo de Gmail, al final de los correos de la bandeja de entrada encontraréis el uso que le estáis dando: 160411_Eliminar_01
  3. Es importante también tener en cuenta, por ejemplo en el ordenador, los ficheros que más pesan, aunque sin descuidar todos los documentos de tamaño más bajo. Entre los que más pesan, películas, series, música y fotos.
  4. Como ya os dije en otro post, no guardéis todas las fotos, haced una selección puesto que con las cámaras digitales tendemos a conservar cien mil fotos parecidas, algunas borrosas, etc.
  5. Cuidado con la carpeta de descargas, acaba siendo un coladero de “basura”. Eliminad todos los ficheros “exe” de los programas que os bajáis, por ejemplo. Y lo mismo pasa con el móvil. La aplicación de WhatsApp, con sus carpetas de imágenes y vídeos es un agujero negro de espacio ocupado, con frecuencia por fotos y vídeos tontos.

 

En resumen:

  • Guardar lo mínimo
  • Eliminar lo que no necesitamos
  • Cuidado con las carpetas propensas a acumular “basura”
  • Menos es más. El hecho de tener un espacio limitado, ya sea en el ordenador o en la nube nos ayuda a limitar también la acumulación de “basura digital”.

 

Para mantener el orden en el “mundo papel” os recomiendo un libro de Marie Kondo que se llama “La magia del orden“. Realmente es muy interesante y te ayuda a dejar ir lo que ya no necesitamos, en el plano físico y de resultas también en el emocional.

 

Cómo tener a raya los ficheros grandes en Gmail

Hace un año y medio os presentaba una manera para ganar espacio en el correo de Gmail. Hoy os presento otra, mucho mejor: Find Big Mail.

FindBigMail_01 Es una manera sencilla y gratis de filtrar los mensajes que más pesan en nuestra cuenta de correo de Gmail. Vamos a verlo paso por paso:

1. Entrar en la página web de Find Big Mail.

2. Poner nuestro correo electrónico en la casilla central en blanco.

3. Pinchar en “Find Big Mail”.

4. Ahora debemos esperar a que la aplicación busque nuestro correo de gran tamaño:

FindBigMail_025. Una vez que la aplicación ha terminado de buscar, nos presenta un informe, que también recibimos por correo electrónico:

FindBigMail_03 6. Si nos fijamos, ahora en el menú de la izquierda tenemos 3 carpetas de Find Big Mail:

FindBigMail_04*Una para los correos de más de 5 MB.

*Otra para los correos de más de 10 MB.

*Un tercero para el “top 20“: los veinte correos que más espacio ocupan en nuestro Gmail.

7. Además, veremos que los correos grandes están etiquetados como tal:

FindBigMail_07

! Antes de empezar a borrar como locos, hay que tener en cuenta que:

A. En Gmail no borramos correos, borramos conversaciones. Antes de eliminar un “big mail” asegúrate que no hay ningún dato, persona o información en esa conversación que te interese guardar.

B. Si borras una conversación y luego miras el porcentaje de espacio en uso, verás que no ha cambiado:

FindBigMail_05 Esto es porque los correos se van a la papelera de reciclaje y aún ocupan espacio:

FindBigMail_06 Si de verdad quieres ganar espacio, debes eliminarlos de la papelera de reciclaje. Pero no te precipites, ya se encargará Gmail de vaciarla por ti, ya que cada 30 días se vacía automáticamente.

De todas maneras, para que veáis que funciona, si vaciamos ahora la papelera de reciclaje vemos ahora que hemos pasado de 9,26 a 8,99 GB en uso, de un 61 a un 59%:

FindBigMail_08 *Ah, se me olvidaba. Este recurso lo he descubierto gracias a @javierleiva y a los canales que le inspiran en Youtube (en concreto, en el de DottoTech). Muy recomendable todo el canal, #gracias Javier!

Cómo organizar las fotos en carpetas en el móvil

Hoy vamos a ver cómo crear carpetas para guardar fotos en el móvil para diferentes usos. Al principio tenía las carpetas que me creaba el móvil por defecto: cámara, Twitter, WhatsApp Images, WhatsApp Video… Pero al vaciar las fotos en el ordenador (como os he recomendado en otras entradas, en especial una sobre cómo organizar las fotos en tus móvil) siempre había algunas fotos que quería guardar en el móvil (para perfiles, fondos de pantalla…), y me iban quedando en una carpeta u otra, al final de todo. De hecho, empecé a usar estas carpetas cuando vaciaba las fotos de la cámara al ordenador, pero actualmente ya las uso en todo momento para ir organizando las fotos según la temática. Así la recuperación posterior también es más fácil.

Lo que hago ahora es ir creando carpetas con diferentes temas. Las carpetas se pueden crear desde el ordenador o desde el móvil.

! Ojo, la explicación es para el sistema operativo Android, aunque la idea general y los consejos sirven para otros sistemas operativos.

A. Crear carpetas desde el móvil

Si se hace desde el móvil, hay que ir a la “Galería” y luego clicar en el símbolo de crear carpeta (en la foto con un círculo rojo).150408_Carpetas_Fotos_Mobil_02

*Hay que tener en cuenta que el encontrar o no esta opción dependerá de la versión de Android que tengamos. En todo caso, si no encontráis la manera de crear una carpeta desde el móvil, siempre la podéis crear desde el ordenador (ver siguiente paso).

B. Crear carpetas desde el ordenador

Yo suelo crear las carpetas desde el ordenador, es más cómodo.

1. Primero conectaremos el móvil a un ordenador con el cable USB.

*La explicación de cómo hacerlo la encontraréis en este post  sobre cómo organizar las fotos en tu móvil (también puede variar según la versión de Android que se tenga pero la idea es la misma).

2. Una vez conectado, iremos a Equipo>[Nombre de nuestro móvil]>Card (tarjeta externa, si la tenéis).

3. Y dentro del directorio crearemos una carpeta que ponga “Fotos_Guardar“. Y dentro de esta carpeta estableceremos las subcarpetas que necesitemos:

150408_Carpetas_Fotos_Mobil_01

Yo tengo 5 subcarpetas:

  • Fondos de pantalla
  • Fotos de contactos
  • Fotos mías (perfiles de diversas cuentas)
  • Fotos de perfil de grupos
  • Útil

*Siempre pongo los nombres de las carpetas sin espacios y sin acentos.

C. Cómo mover fotos a las carpetas creadas

Una vez creadas las carpetas, no tenemos que preocuparnos, el móvil “busca” tanto en la tarjeta externa como en la memoria interna las carpetas con fotos y nos las muestra en la “Galería”, tal como vimos en la primera foto de este post (columna de la izquierda):

150408_Carpetas_Fotos_Mobil_02

Para mover las fotos a estas carpetas, tanto lo podemos hacer desde el ordenador como desde el móvil (dependerá de nuevo de la versión de Android).

1. Mover las fotos desde el móvil

Desde el móvil, con la versión que tengo yo ahora ya puedo seleccionar diversas fotos de un álbum y arrastrarlas (como al usar un ratón) a la carpeta deseada (tan sólo me preguntará si quiero moverlas o copiarlas).

2. Mover las fotos desde el ordenador

De todas maneras, si no es posible con vuestra versión de Android o os resulta más fácil hacerlo desde el ordenador, siempre podéis mover las fotos del directorio de la cámara (DCIM en la tarjeta externa o interna), WhatsApp o el que sea hacia las nuevas carpetas que hemos creado:

Equipo>[Nombre móvil]>Card>Fotos_Guardar>[Subcarpetas]

➡ Un detalle para usuarios avanzados

Una última cosa a tener en cuenta. Las fotos que hemos creado con el ordenador, como subcarpetas dentro de Fotos_Guardar ya sabemos dónde están, porque las hemos creado en el directorio que os pongo encima. En cambio, las que creamos con el móvil, se guardan en directorios más difíciles de encontrar. En mi caso, he creado desde el móvil una carpeta llamada “cakras”; para saber en qué directorio está, hay que buscarla en la carpeta “Mis ficheros” con la opción de “buscar”. El resultado es el siguiente:

/storage/emulated/0/Pictures/Cakras

Esto es importante si en un momento dado queremos pasar estas fotos al ordenador.

Cómo copiar texto de Internet como si fueran imágenes

¿Os ha pasado alguna vez encontrar un texto en Internet que os interesa un montón guardar pero no se puede guardar ni copiar ni imprimir ni nada de nada? Pues hoy os voy a explicar un truquillo, un poco macarrónico, eso sí, pero que sirve para estos casos. Ojo, no estoy diciendo que copiéis a saco un artículo, luego lo reconvirtáis y lo reutilicéis como si fuese vuestro. Me estoy refiriendo más bien a casos más de andar por casa. Por ejemplo, yo esto lo utilizo para copiar recetas de cocina. A veces encuentro una receta que me encanta pero no se puede copiar ni imprimir ni nada y entonces, ¿cómo lo hago? ¿tengo que copiarla a mano? No, horror!

Pues lo que hago es:

1. Hago una o diversas impresiones de pantalla y luego las abro con el Gimp (ya vimos como hacerlo en el post Cómo crear impresiones de pantalla personalizadas).

141228_CopiarDeInternet_012. Si necesito más de una, para que se lea bien, las uno (ya lo vimos en el post sobre Cómo convertir 2 imágenes con texto en 1 sola).

141228_CopiarDeInternet_02

Y ya lo tenemos!

Un último paso sería convertirlo a texto editable, pero esto lo veremos más adelante. 🙂

Cómo convertir 2 imágenes con texto en 1 sola

Hoy vamos a ver cómo unir 2 imágenes con texto en una sola.

Por ejemplo, imaginad que tenemos estas 2 imágenes:

140829_Unir2imgTexto_01-

140829_Unir2imgTexto_02

Y queremos convertirlas en una sola.

1. Abrimos el programa Gimp, que ya vimos en otro post cómo instalarlo:

130416_Impresiones_Pantalla_Personalizadas_01

2. Abrimos los 2 archivos con las imágenes que queremos unir:

Vamos al menú superior y pinchamos en: Archivo>Abrir

3. Vamos a la pantalla de la primera imagen, y pinchamos en el menú “imagen>tamaño del lienzo“:

140829_Unir2imgTexto_03

4. Aquí vemos que tenemos una serie de parámetros que hay que modificar. En primer lugar, hay que fijarse en el tamaño del lienzo inicial. Dependerá de lo grandes que sean las imágenes a unir, pero este caso vamos a modificar muy poco la anchura (porque en este caso las dos imágenes más o menos son del mismo ancho); y a modificar bastante la altura, como el doble o más. En este caso pasaremos la anchura de 971 a 1000 px, y la altura de 663 a 1500 px.

140829_Unir2imgTexto_04

Si quisiésemos unir dos imágenes a lo ancho deberíamos cambiarlo al revés.

Veamos ahora paso a paso qué parámetros vamos a modificar:

140829_Unir2imgTexto_05

a) En el desplegable capas hay que seleccionar “todas las capas” (1 en rojo en la imagen anterior).

b) Después pinchamos en el imán para que la altura no quede condicionada a la anchura (2 en rojo en la imagen anterior).

c) Ponemos la anchura y altura deseadas (3 y 4 en rojo en la imagen anterior).

d) Movemos la imagen para centrarla arriba del todo pero dejando un trocito a derecha y a izquierda (5 en rojo en la imagen anterior).

Y ya hemos ampliado el tamaño para poder añadir debajo la otra imagen.

5. Ahora vamos a la pantalla de la imagen 2.

140829_Unir2imgTexto_02

6. La seleccionamos toda (control + A).

7. La copiamos (control + C).

8. La pegamos en la imagen 1 y la movemos hasta que el texto de una imagen y otra nos coincida, usando las flechas del teclado o con el ratón.

140829_Unir2imgTexto_06

9. Ahora lo último que nos queda por hacer es recortar la imagen para quitar los píxels sobrantes que hemos añadido antes.

  • Primero con la herramienta de selección (en el rectángulo en rojo en la imagen siguiente) elegimos la parte que queremos conservar:

140829_Unir2imgTexto_07

  • Y luego pinchamos en “imagen>lienzo al tamaño de la selecciónet voilà, ya podemos guardar la imagen (archivo>guardar).

140829_Unir2imgTexto_06

Ahora ya tenemos todo el texto en una sola imagen. Esto que puede parecer bastante chapucero puede llegar a ser muy útil cuando queremos conseguir cierto texto que no se puede imprimir ni guardar ni copiar. Id pensando que seguro que se os ocurren multitud de aplicaciones para este sencillo truco. 🙂

Cómo acortar url con TinyURL

Vamos a ver cómo acortar las url de forma muy sencilla. La primera pregunta que igual os viene a la mente es: ¿qué es una url? En la Wikipedia encontraréis un artículo sobre el significado de url, que son las siglas de “localizador de recursos uniforme” -en inglés-. Pero en plan simplificado y para que nos entendamos una url es todo el texto de lo que empieza por “http” en la barra del navegador. Por ejemplo, http://www.google.com [el significado de url no es para nada lo del “texto que empieza por http”, es una simplificación muy reduccionista de su significado, pero he decidido explicarlo así para que cualquiera pueda entenderlo, y porque aunque no todas las url empiezan por “http”, sí todo lo que empieza por “http” es una url 🙂 ]

La segunda pregunta que quizá os venga a la mente es ¿para qué demonios necesitamos acortar url? Quizás no lo necesitaréis nunca, pero por si las moscas, aquí os explico algunas situaciones en las que creo que puede ser muy útil:

1. Los acortadores nacieron, básicamente, para dar servicio a los usuarios de Twitter y servicios de mensajería corta, aunque ahora han caído un poco en desuso puesto que la propia plataforma de Twitter ya acorta las url y también prácticamente todos los programas para gestionar las redes sociales. Aún así, es un motivo a tener en cuenta.

2. Funciona muy bien si la url va a tener que ser tecleada –más allá de la sencillez de un google.com- por vosotros o por el que recibe el mensaje. Por ejemplo, si queréis enviar una dirección web por Whatsapp que sabéis que luego esa persona va a tener que teclear es mejor que sea lo más breve posible. Las direcciones acortadas de TinyURL -que es el sistema que os propongo pero hay muchos otros- siempre empiezan por “http://tinyurl.com/” y luego tienen 7 caracteres más, que pueden ser letras o letras y números mezclados.

3. También es muy útil para uniformizar enlaces en textos, sobre todo si luego van a ser transcritos a mano para verlos en un ordenador. Si tenéis que hacer un artículo, un informe, un libro, etc. que alguien va a leer en papel y que luego si quiere ir a ese enlace tendrá que teclear, pues mucho mejor con TinyURL. Además, los enlaces visualmente quedan normalizados y el texto más pulcro.

 

Por último, antes de ir al grano, señalar que existen otros acortadores con funcionalidades muy parecidas, algunos seguro que mejores y cualquiera de ellos nos puede servir. Entre los más conocidos tenemos bit.ly y goo.gl. Pero yo no recuerdo por qué empecé con TinyURL y aún sigo. A mí me basta y tampoco necesito más. Además, tiene una funcionalidad que me gusta mucho y que os explico más abajo (el punto 2 del final).

 

TinyURL puede funcionar de 2 maneras:

1. Yendo a la página de TinyURL cada vez que queramos acortar una url:

  • Primero hay que ir a http://tinyurl.com.
  • Luego tenemos que poner la url que queremos acortar en la casilla central “enter a long URL to make tiny”:

140805_Tinyurl_03

  • Y finalmente pinchar en “Make TinyURL!”
  • En la nueva página que aparece veremos una dirección acortada. Por ejemplo, aquí tenéis la url desde donde descargamos el Gimp, el programa de retoque fotográfico que os presenté en otro post, y pasamos de una dirección de 64 caracteres a una de 26:

140805_Tinyurl_04

2. La otra opción es añadir TinyURL a nuestro navegador.

  • Es muy sencillo, simplemente hay que ir a la página de TinyURL
  • Y clicar y arrastrar el vínculo “TinyURL!” -que hay un el apartado “add TinyURL to your browser’s toolbar”- a la barra de favoritos de nuestro navegador.
    • Este vínculo está en la página de inicio pero más abajo (es el tercer apartado en negrita): 140805_Tinyurl_02

*La barra de favoritos ya la trabajamos en otro post, así que si no la tenéis activa podéis ver cómo hacerlo en Cómo crear y gestionar la barra de favoritos del navegador.

Ahora ya tenemos el “programilla” en nuestro navegador. Al ir a una página cuya url nos interese acortar sólo tenemos que pinchar sobre el marcador (lo que os he señalado en rojo) y entonces ya nos aparece la url acortada:

140805_Tinyurl_05

Cómo usar Firefox y Chrome a la vez para cosas distintas

Hoy voy a proponeros una manera de organizaros cuando naveguéis que encuentro muy práctica y es usar a la vez 2 navegadores diferentes para realizar determinadas tareas con diferentes sesiones. Me explico.

Cuando abro el Mozilla Firefox por defecto se me cargan 2 pestañas, una con el correo principal de Gmail y otra con mi cuenta profesional de Twitter. También tengo sesiones iniciadas en Linkedin, Hootsuite, About.me, Re.vu y, como no, WordPress, entre otros, y que tengo guardados en la barra de marcadores, como os explicaba en el post cómo crear y gestionar la barra de favoritos del navegador. Además, uso Firefox para almacenar mis páginas favoritas de la profesión, en el menú de marcadores.

En cambio Google Chrome es para mi un navegador de placer y ocio. 🙂 Se me inicia con muchas pestañas: uno de mis otros correos de Gmail, el Twitter personal, la página principal de mi radio favorita y la página principal de mis 2 páginas de cine por excelencia: Filmaffinity y Filmin. Todo listo para el disfrute!

Esta es la peli que me toca hoy! 🙂

140531_Firefox_Chrome_01

Os recomiendo mucho que uséis ambos si, como yo, tenéis diferentes sesiones en múltiples plataformas. Es muy práctico, y para configurar las ventanas que queráis de inicio es muy sencillo.

A. Para el Firefox:

1. Abrir el navegador:

firefox

2. Abrir las páginas que queramos luego tener en el inicio de sesión, en diferentes pestañas.

3. Debemos ir a las “opciones”, aunque dependerá de la versión navegador cómo llegar allí; con la última versión del Firefox se accedee desde las 3 rayas horizontales que hay arriba a la derecha y luego pinchando en “opciones“.

4. En la pestaña general de las opciones pinchar en “usar páginas actuales” y luego en “aceptar“.  Et voilà!

140718_2Navegadores_01

B. Para el Chrome:

1. Abrir el navegador:

chrome

2. Abrir las páginas que queramos luego tener en el inicio de sesión, en diferentes pestañas.

3. Dependerá de la versión del navegador cómo llegar allí, pero debemos ir a la “configuración”. Con la última versión se accedee desde las 3 rayas horizontales que hay arriba a la derecha y luego pinchando en “configuración“.

4. Hay que pinchar en el tercer circulito de la parte que pone “inicio” (“abrir una página o conjunto de páginas determinado”) y en “establecer páginas“:

140718_2Navegadores_02

5. En la siguiente pantalla hay que pinchar en “utiliza las páginas actuales” y en “de acuerdo“.  Y ya lo tendremos!

140718_2Navegadores_03

Espero que esta dualidad navegatoria os sea tan provechosa y útil como a mi! 🙂

Feliz verano!!!!!

Cómo crear y gestionar la barra de favoritos del navegador

Hoy vamos a ver cómo crear y gestionar la barra de favoritos del navegador. ¿Qué sentido tiene una barra con los marcadores? Para mí está claro que es muy práctico tener las páginas que más utilizo a sólo un clic, y no tener que empezar a entrar en menús y submenús.

Lo que voy a proponeros es para el navegador Mozilla Firefox, pero más o menos funciona igual para Google Chrome. La parte más práctica de pasos a seguir, si queréis hacerlo con Google Chrome tendréis que buscarlo en otro sitio (o toquetear un poco, que más o menos es lo mismo que para el Firefox), pero aquí también daré ideas y recomendaciones sobre qué poner en la barra que sirven igual independientemente del navegador.

1. Lo primero que tenemos que hacer es abrir el Mozilla Firefox:

140530_BarraFavoritos_Firefox_01

*Si no lo tenemos instalado nos lo podemos descargar desde la página oficial.

2. Si ya tenemos a la vista la barra con los favoritos, enseguida os explico cómo reorganizarla. Si no, la manera de activar la barra va a depender de la versión del navegador. En las últimas versiones basta con ir al icono que hay a la derecha de la estrellita:

140530_BarraFavoritos_Firefox_02

140530_BarraFavoritos_Firefox_03

Luego tendríamos que seleccionar “mostrar la barra de marcadores”:

140530_BarraFavoritos_Firefox_04

*Si es una versión más antigua, quizás no tengamos este icono al lado de la estrellita, pero igualmente en el menú principal encontraremos alguna referencia a la “barra de marcadores”.

3. Una vez que la tenemos visible la podemos ir reorganizando o añadiendo lo que queramos. Para añadir una página a esta barra lo más sencillo es, primero ir a la página elegida, y luego arrastrarla hasta la barra.

! Cuidado, lo que hay que arrastrar es la bola del mundo o la parte del candado, no la parte del “http”:

140530_BarraFavoritos_Firefox_09

140530_BarraFavoritos_Firefox_11

*Aunque también se puede arrastrar la pestaña en sí.

4. Una vez tenemos el marcador creado en la barra podemos:

  • Clicar encima y abrirlo.
  • Poner el cursor encima y con el botón derecho ver todas las opciones disponibles:

140530_BarraFavoritos_Firefox_12

Por ejemplo, para eliminarlo de la barra seleccionaríamos la opción pertinente.

5. Hay multitud de opciones y de posibilidades de organización, pero mis 3 truquillos básicos serían:

a. Poner en el medio los más usados. Una vez creados, los marcadores se pueden mover de un sitio a otro arrastrándolos con el ratón.

b. Reservar un espacio para los diccionarios, otro para las redes sociales y otro para el ocio, por ejemplo. Y usar separadores para diferenciar estos tres tipos de marcadores.

*Como se puede ver en la imagen anterior, los separadores se añaden también con el botón derecho, y hay que tener en cuenta que además se pueden mover arrastrándolos, como con los marcadores.

c. Suprimir el nombre, cuando el icono (favicon) resulta suficiente para identificar la página.

Para ahorrar espacio y para hacer la barra más vistosa yo no tengo el nombre en -la mayoría de- las páginas sino el icono que aparece en las pestañas (este icono se llama favicon). Enseguida veremos cómo hacerlo.

140530_BarraFavoritos_Firefox_13

De todas maneras, hay páginas que no lo tienen o páginas cuyo icono no me dice nada, como en el caso de la RAE y en esos casos utilizo los dos, icono y nombre. Si vamos a propiedades, clicando encima del favorito de la barra con el botón derecho (ver la flecha en una imagen anterior) podemos cambiar el nombre para reducirlo o hacerlo más comprensible para nosotros:

140530_BarraFavoritos_Firefox_06

En otros casos, como en el de Amazon he optado por borrar el nombre y sólo me aparece el icono, todo ello siempre desde la propiedades, con el botón derecho del ratón:

140530_BarraFavoritos_Firefox_05

140530_BarraFavoritos_Firefox_07

 

 

Cómo tener siempre las direcciones postales a mano

Hoy os voy a explicar un truquillo sobre cómo tener siempre a mano las direcciones postales a mano. Ya sé que esto de las direcciones postales está como anticuado pero, ¿no os ha pasado nunca quedar en casa de un amigo y no recordar en que piso era? Está claro que podéis enviarle un whatsapp (o llamar incluso) y preguntárselo pero cuando esperas a mucha gente, sobre todo si no es la primera vez que vienen a casa, a veces estás más pendiente de la gente que del móvil… y bueno, ya me conocéis, me gusta tenerlo todo en orden! Y esto no va a ser una excepción. 😉

Inicialmente, lo que hacía era poner los números y pisos de mis amigos en el bloc de notas del móvil, ah, y también los códigos postales por si estaba de viaje y quería enviarles una postal. Pero era un marrón cada vez que cambiaba de móvil, porque tenía que volver a copiarlos (A MANO! Del móvil antiguo al papel, del papel al móvil nuevo).

Desde que tengo un smartphone mi truquillo consiste en tener un documento con las direcciones de los amigos en Drive, que es el antiguo Google Docs. Drive es una especie de Dropbox, aunque más práctico en el sentido que puedes editar también los documentos. Y hay una aplicación de Drive para smartphone, o sea que también puedes acceder directamente con la app para móvil.

Ahora explico paso a paso cómo hacerlo.

1. Vamos a nuestra cuenta de Gmail (se puede acceder desde diversos sitios, yo elijo este porque es el que mejor me va).

2. Vamos al botón con nueve cuadraditos, arriba a la derecha, y seleccionamos la aplicación “Drive” (que es como un triángulo amarillo, verde y azul). Puede ser que vosotros lo tengáis en otro orden, puesto que, desde hace poco, en esta ventana las aplicaciones se pueden reordenar a gusto del consumidor:

140414_Drive_01

3. Una vez allí, puede que lo tengáis vacío o puede que ya tengáis algún documento. Ahora, para conseguir nuestro documento con las direcciones tenemos 2 opciones:

  • subirlo desde nuestro ordenador
  • crearlo directamente en Drive

Según elijamos una u otra opción iremos a “Crea” o al símbolo de subir ficheros; las dos opciones están en rojo a la izquierda.

140414_Drive_02

3.1. Si decidimos subirlo, funciona como cualquier otro programa. Tendremos que buscar en nuestro ordenador el fichero que queramos subir.

3.2. Si decidimos crearlo, debemos tener en cuenta que podemos crear un documento de texto, una presentación, una hoja de cálculo, un formulario o un dibujo. Lo normal sería utilizar la opción “documento” o “hoja de cálculo”:

140414_Drive_03

3 detalles importantes a tener en cuenta:

  • Podemos cambiarle el nombre arriba a la izquierda.
  • No hay que guardar el documento. Google por defecto va guardando continuamente los cambios.
  • El documento se abre en una nueva pestaña y cuando terminemos de editarlo podemos cerrar la pestaña.

! Un último consejo, válido tanto para una opción como otra, es ordenar las direcciones por el nombre del amigo o familiar.

4. Ahora ya tenemos nuestro documento con las direcciones. Lo único que nos faltaría es tener también a mano las direcciones en el móvil. Para ello debemos buscar primero si ya tenemos instalada la app de Drive en nuestro smartphone. Si no, vamos a Google Play, la buscamos, la descargamos y listo (es gratuita).

Tanto si la teníamos instalada como si la instalamos ahora nos pedirá el nombre de usuario y la contraseña. No hay que crear una cuenta nueva, son los mismos datos que para las otras aplicaciones de Google; para acceder debemos entrar con nuestro usuario de Google, es decir, con el mismo con el que entramos a Gmail.

Drive versus Dropbox

Una última precisión sería dejar claro que en vez de Drive se puede usar también Dropbox. La única diferencia es que con Drive puedes editar directamente los documentos con el editor de Google, y con Dropbox no. Por ejemplo, para que nos entendamos: con Drive, puedes editar un documento que creaste originariamente en Word en un ordenador que no tenga Microsoft Word instalado; pero no puedes hacerlo si usas Dropbox. Esto a veces es una ventaja, pero en este caso puede ser un inconveniente.

Yo para este caso en concreto prefiero usar Drive. Además recomiendo -sólo por esta vez- crear el documento directamente en Drive y prescindir de otras copias en el ordenador que seguramente acabarán llevando a error, porque no sabrás cuál es la última. 😉